domingo, 29 de noviembre de 2015

Las Jarchas

0



Las jarchas son el testimonio más antiguo que conservamos de poesía en lengua romance. Son versos por lo general de tema amoroso pertenecientes a la lírica popular, los cuales eran cantados por los mozárabes y recogidos posteriormente por poetas cultos árabes al final de sus moaxajas a modo de estribillo.
Aunque las jarchas sean textos breves, es posible observar los temas esenciales de las canciones: el dolor por la ausencia y el abandono, la enfermedad de amor, la alegría por la llegada del enamorado, etc. Estos temas son tratados por la mujer mediante monólogos y diálogos con la madre o incluso con el amante.

En las jarchas la figura de la mujer se representa como un ser totalmente dependiente del hombre. Su angustia cuando él se va, se pregunta qué hacer, cómo vivir sin el amado, etc.

Podemos ver reflejado dicho aspecto en las siguientes jarchas:

¿Qué haré o qué será de mí?
¡Amigo mío,
no te vayas de mi lado!
---
¡Oh madre, mi amigo
se va y no vuelve!
Dime qué haré, madre,
si mi pena no afloja.

A su vez, generalmente, la mujer busca al hombre y su amor, pero en otros casos el hombre es rechazado por la mujer.
En el siguiente ejemplo podemos apreciar este aspecto:

¡No me muerdas, amigo! ¡No,
no quiero al que hace daño!
El corpiño [es] frágil. ¡Basta!
A todo me niego.

Igualmente, la mujer muestra su entrega hacia su amigo o amante, reflejada en jarchas donde la sensualidad está muy presente.
Un ejemplo de esta característica es el siguiente:

Mi señor Ibrahim,
oh tú nombre dulce
vente a mí
de noche.
Si no, si no quieres,
ireme a tí,
dime dónde
encontrarte.

En definitiva, podemos observar una sociedad por lo general machista propia de la época en la que se desarrollan estos versos.

0 comentarios:

Publicar un comentario